Foto : Roberto Frankenberg

Raphaëlle Reeves-Ribière, que se ha incorporado recientemente a ‘Tonnellerie Baron como directora de QSE, se licenció en biología en Canadá, antes de dedicarse a la industria alimentaria con especial interés en el sector del vino y los licores cuando llegó a Francia en 2015. Es licenciada en ingeniería agroalimentaria con especialización en alimentación y salud, obtenida en el Instituto Politécnico UniLaSalle de Beauvais. En 2018, se incorporó a Martell en Cognac como ingeniera de calidad. Desde mayo de 2021, forma parte del equipo de Barón y nos cuenta los problemas y retos de su cargo.

Raphaëlle, ¿qué pautas tiene en cuenta en su día a día para cumplir su misión?

– Como indica el título de mi trabajo, me encargo de la calidad, pero también de la seguridad y el medio ambiente.

El objetivo número uno es, por supuesto, que el cliente reciba un producto que cumpla con nuestra promesa y sus expectativas: una barrica sin defectos, una garantía de calidad de crianza y de excelencia aromática para los vinos y licores… ¡Y para ello, Tonnellerie Baron no ha esperado mi llegada! El trabajo sobre la calidad y la trazabilidad está en marcha, ahora estamos ganando en precisión y ofreciendo nuevas innovaciones:

  • Garantía sin TCA detectable al final de la producción (100% analizado).
  • Control de calidad en todo el proceso de producción (conformidad del tostado, prueba de fugas, cumplimiento total de las especificaciones del cliente).
  • Suministro del agua equipado con un filtro UV y un filtro de carbón para garantizar la pureza del agua durante las operaciones de doma y prueba de estanqueidad.
  • Medidas atmosféricas para garantizar la calidad del aire en la zona de almacenamiento de barricas.

     

    « La empresa es muy activa, las cosas se mueven rápidamente y las decisiones se toman con  facilidad »

    ¿Y qué pasa con el medio ambiente?

    – El reto que guía mi trabajo diario es acercarse a la neutralidad del balance de carbono de la tonelería, o incluso conseguirlo, para 2025, reduciendo y compensando nuestras emisiones de CO2.

    Para lograr este objetivo, me he basado inicialmente en el inventario de nuestra huella de carbono (realizado en 2019) para identificar las fuentes de emisiones más importantes:  el transporte y el acceso a las materias primas.

    Mi misión es ahora encontrar alternativas, discutir con nuestros proveedores (edición de una carta de CO2) para convencerlos de que se comprometan con el mismo enfoque que nosotros y, juntos, progresar.

    Estudiamos todas las posibilidades: reducción, captación, compensación, consolidando nuestras acciones en torno a estas prioridades: revisión de nuestros hábitos de consumo, seguimiento de la gestión de nuestros espacios verdes, control del tratamiento de nuestros residuos, gestión de todos los impactos del centro de producción de la tonelería en el medio ambiente para poder dar fe de su buena gestión.

    ¿Qué argumentos utiliza para convencer a los proveedores de servicios y a los clientes de que se adhieran a todos estos planteamientos?

    – Efectivamente, no es fácil, pero la demanda aumenta constantemente, no somos los únicos que pedimos esfuerzos y nuestros proveedores son ahora conscientes de la necesidad de empezar. Observamos que los proveedores proponen cada vez más alternativas ecológicas a sus clientes y nos gustaría concienciar a todo el mundo. El objetivo es triunfar juntos, sin tener que renunciar a ciertas colaboraciones.

    ¿Y qué hay de la seguridad?

    – Nuestra mayor prioridad en términos de seguridad es, obviamente, la de los empleados en la tonelería y también la de los visitantes (clientes y proveedores de servicios). Mi trabajo consiste en hacer que la planta sea segura, proporcionando un entorno de trabajo adecuado y seguro para los empleados y los visitantes, garantizando una buena ventilación haciendo pruebas de atmósfera, y proporcionar las herramientas adecuadas, la ropa y el equipo de protección y una buena señalización.

    En la tonelería, los empleados reciben regularmente información sobre las medidas de seguridad que deben adoptar. También se les forma para las tareas que deben realizar en altura para garantizar que son capaces de hacerlo. Con las certificaciones, los empleados y la tonelería están protegidos en caso de accidente y yo trabajo junto con recursos humanos en estos aspectos.

    Mi mayor reto en materia de seguridad es la concienciación de los empleados de producción. Llevan mucho tiempo trabajando en su puesto con todos los conocimientos que ello requiere, son muy competentes y saben lo que hacen, y se imaginan que el riesgo de accidentes es bastante bajo. En efecto, tienen razón, pero existe. Estoy aquí para poner ciertas cosas en su sitio y proteger a nuestros empleados.

    ¿Un deseo para el futuro de la tonelería?

    – Que la Tonnellerie Baron sea un actor clave en la crianza de grandes vinos y licores y que tenga una política medioambiental de vanguardia. Tengo mucha confianza en el futuro de la tonelería porque existe esa voluntad de ser precursores en los temas de desarrollo sostenible y ecología.

    Nuestras principales acciones a favor del medio ambiente y la calidad de vida en el trabajo :

    OBJETIVO 2025: ¡NEUTRALIDAD DE CARBONO!

     

    Preocupación por la conservación del medio ambiente, así como por el bienestar de las mujeres y los hombres que componen la empresa, son uno de los pilares de Tonnellerie Baron. Firmemente comprometida con un enfoque de desarrollo sostenible y de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), Tonnellerie Baron lleva a cabo una serie de acciones desde hace varios años:

    Reintroducción de la biodiversidad en la planta:

    • Ampliación del emplazamiento histórico de producción de 5.000 m2 (1997) a 10 ha, totalmente convertidas en un refugio « Ligue de Protection des Oiseaux »,
    • Creación de un lago de 3.000 m2 para enriquecer la biodiversidad del lugar, recoger el agua de lluvia y crear una reserva en caso de incendios,
    • Creación de un arboretum de 10.000 árboles en 8 hectáreas con una colección de 48 especies de robles raros.

    Reducción de las emisiones de CO2:

    • Integración de la fábrica de duelas en el lugar de producción para optimizar el transporte de la materia prima.
    • Tonnellerie Baron pone a disposición de los empleados vehículos eléctricos para fomentar el uso compartido de vehículos limpios en los desplazamientos entre el hogar y el trabajo.
    • Sustitución de todas las fuentes de luz de la empresa por iluminación LED de bajo consumo.
    • Optimización de la maquinaria de duelas y tonelería para reducir el consumo de energía.

    Centro de producción alimentado al 100% por energías renovables:

    Consumo in situ de la energía producida por nuestra instalación fotovoltaica, complementada por nuestro proveedor Enercoop (100% de energía verde certificada).

     

    Gestión de los recursos forestales y reducción del impacto ambiental

    • 45.000 árboles plantados desde 2018 con el fondo de dotación Plantemos para el Futuro,
    • 10.000 árboles plantados en 2021 como parte del arboretum de la Tonnellerie (con fines medioambientales, experimentales y educativos). Esto representa un potencial de fijación  de 550 T de CO2 al año.

    El plus: la implicación de clientes « partners » en el planteamiento de la fijación del carbono, que ponen a disposición sus parcelas arrancadas o no utilizadas para participar en el impulso colectivo de los actores del sector a favor del desarrollo sostenible.

     

    UNA EMPRESA COMPROMETIDA CON SUS EMPLEADOS

    Fomentar la convivencia

    La creación de un comedor con cocina colectiva en el recinto para reforzar la cohesión y el espíritu de equipo.

    Concienciación sobre « comer mejor »

    La plantación de un huerto ecológico para abastecer a 60 familias con productos frescos cada semana.

    Formación de futuros artesanos

    Una política de formación y aprendizaje del oficio de tonelero, una misión de transmisión para preservar el amor del gesto y el dominio de un saber hacer artesanal en el mayor respeto de la materia prima y de una naturaleza generosa.