FR / EN / IT

Nuestro compromiso_

Al seleccionar nosotros mismos nuestras materias primas recorriendo los bosques durante todo el año, sentimos que la renovación de esta herencia patrimonial y de su biodiversidad es algo que nos concierne plenamente.

La Tonelería Baron, con objeto de contribuir a la gestión sostenible de los recursos forestales, se compromete a cumplir las estrictas reglas establecidas por el programa internacional PEFC.

Esta certificación ofrece a nuestros clientes una garantía sobre el origen de la madera, además de dejar constancia de nuestra preocupación por la transparencia y por la conservación del medio ambiente.

Con esta gestión, la Tonelería Baron garantiza un seguimiento ininterrumpido de las materias primas certificadas desde la parcela hasta el cliente final.

Nuestro sentido común nos conduce hacia una política medioambiental que se inscribe en el tiempo, para garantizar la continuidad y la calidad de nuestros productos y la del trabajo de los hombres que los fabrican.

Para ello hemos optado desde 2018 por llevar a cabo varias acciones concretas en beneficio de la preservación del medio ambiente, asumiendo así nuestra responsabilidad frente a nuestros trabajadores, nuestros clientes y las generaciones futuras.

Al seleccionar nosotros mismos nuestras materias primas recorriendo los bosques durante todo el año, sentimos que la renovación de esta herencia patrimonial y de su biodiversidad es algo que nos concierne plenamente.

La Tonelería Baron, con objeto de contribuir a la gestión sostenible de los recursos forestales, se compromete a cumplir las estrictas reglas establecidas por el programa internacional PEFC.

Esta certificación ofrece a nuestros clientes una garantía sobre el origen de la madera, además de dejar constancia de nuestra preocupación por la transparencia y por la conservación del medio ambiente.

Màs sobre el tema
Con esta gestión, la Tonelería Baron garantiza un seguimiento ininterrumpido de las materias primas certificadas desde la parcela hasta el cliente final.

Nuestro sentido común nos conduce hacia una política medioambiental que se inscribe en el tiempo, para garantizar la continuidad y la calidad de nuestros productos y la del trabajo de los hombres que los fabrican.

Para ello hemos optado desde 2018 por llevar a cabo varias acciones concretas en beneficio de la preservación del medio ambiente, asumiendo así nuestra responsabilidad frente a nuestros trabajadores, nuestros clientes y las generaciones futuras.

_ Nuestras acciones

En sus 150 años de existencia, el centro histórico de producción de la Tonelería Baron (situado en Les Gonds, en Charente Maritime) ha experimentado numerosas modificaciones a fin de estimular su eficiencia productiva. Actualmente se fabrican anualmente 15.000 barricas, y la capacidad de producción máxima se limitará a 18.000 barricas, en aras del equilibrio de los parámetros medioambientales y sociales.

Los trabajadores de la Tonelería Baron trabajan a diario con la voluntad de minimizar la huella de carbono de su actividad y de proteger el futuro de las nuevas generaciones.

Para preservar y poner en valor la biodiversidad en su centro de producción, en el que trabajan cada día 60 personas, la Tonelería Baron excavó en 2016 un estanque de 3.000 m2 para recuperar las aguas procedentes del riego de las maderas. Estas aguas, una vez filtradas, terminan en el río Charente situado al lado de la propiedad. Además del aspecto paisajístico, que mejora la calidad de los locales de trabajo (nuevo comedor y sala de seminario a orillas del estanque, jardines acondicionados, preservación de las zonas verdes), la creación de este estanque garantiza la seguridad del centro en caso de incendio.

Este primer paso fue seguido por la creación de un refugio de la «Liga de Protección de las Aves» en el seno de la Tonelería, lo que le valió entrar a formar parte de la primera red de jardines ecológicos de Francia.

Desde entonces, con la colaboración de las escuelas más cercanas van surgiendo progresivamente iniciativas, como la plantación de especies autóctonas, la instalación de nidos y comederos de pájaros, una madriguera para murciélagos, un refugio de insectos, jardineras de espirales con hierbas aromáticas, etc.

Algunos paneles informativos y de sensibilización presentan la biodiversidad del centro, los acondicionamientos y la política llevada a cabo, todo ello con un afán pedagógico y un interés real por la preservación del medio ambiente.

La afiliación al Fondo de dotación «Plantons pour l’Avenir» (Plantemos para el Futuro) consolida el plan de actividades en marcha. La Tonelería Baron, convertida en mecenas desde enero de 2018, participará cada año en la reforestación de 8 hectáreas de bosque (1.800 m3 de madera transformable), el equivalente a 1.400 toneladas de CO2 recicladas, es decir, 18 empleos a tiempo completo en el sector maderero. Por cada barrica fabricada, un roble replantado.

La autonomía energética del centro de producción es otro reto a conseguir en 2019.

Con una instalación capaz de producir muy pronto 350kWhc, la producción anual de electricidad verde será equivalente al consumo de la Tonelería. La energía verde beneficia sobre todo a los trabajadores, que pueden disponer de vehículos eléctricos para los trayectos del domicilio al trabajo.

En sus 150 años de existencia, el centro histórico de producción de la Tonelería Baron (situado en Les Gonds, en Charente Maritime) ha experimentado numerosas modificaciones a fin de estimular su eficiencia productiva. Actualmente se fabrican anualmente 15.000 barricas, y la capacidad de producción máxima se limitará a 18.000 barricas, en aras del equilibrio de los parámetros medioambientales y sociales.

Los trabajadores de la Tonelería Baron trabajan a diario con la voluntad de minimizar la huella de carbono de su actividad y de proteger el futuro de las nuevas generaciones.

Màs sobre el tema

Para preservar y poner en valor la biodiversidad en su centro de producción, en el que trabajan cada día 60 personas, la Tonelería Baron excavó en 2016 un estanque de 3.000 m2 para recuperar las aguas procedentes del riego de las maderas. Estas aguas, una vez filtradas, terminan en el río Charente situado al lado de la propiedad. Además del aspecto paisajístico, que mejora la calidad de los locales de trabajo (nuevo comedor y sala de seminario a orillas del estanque, jardines acondicionados, preservación de las zonas verdes), la creación de este estanque garantiza la seguridad del centro en caso de incendio.

Este primer paso fue seguido por la creación de un refugio de la «Liga de Protección de las Aves» en el seno de la Tonelería, lo que le valió entrar a formar parte de la primera red de jardines ecológicos de Francia.

En 2018 se llevó a cabo un diagnóstico ecológico que identifica los espacios protegidos en torno a las instalaciones. Con motivo de este diagnóstico, se identificó una reserva de biodiversidad del tipo «Bosque de Las Landas» y «Sistema de boscaje», caracterizada por un clima oceánico templado, propicia para la preservación de la flora local y la reintroducción de una fauna desaparecida.

Desde entonces, con la colaboración de las escuelas más cercanas van surgiendo progresivamente iniciativas, como la plantación de especies autóctonas, la instalación de nidos y comederos de pájaros, una madriguera para murciélagos, un refugio de insectos, jardineras de espirales con hierbas aromáticas, etc.

Màs sobre el tema

La afiliación al Fondo de dotación «Plantons pour l’Avenir» (Plantemos para el Futuro) consolida el plan de actividades en marcha. La Tonelería Baron, convertida en mecenas desde enero de 2018, participará cada año en la reforestación de 8 hectáreas de bosque (1.800 m3 de madera transformable), el equivalente a 1.400 toneladas de CO2 recicladas, es decir, 18 empleos a tiempo completo en el sector maderero. Por cada barrica fabricada, un roble replantado.

La autonomía energética del centro de producción es otro reto a conseguir en 2019.

Con una instalación capaz de producir muy pronto 350kWhc, la producción anual de electricidad verde será equivalente al consumo de la Tonelería. La energía verde beneficia sobre todo a los trabajadores, que pueden disponer de vehículos eléctricos para los trayectos del domicilio al trabajo.